Pólizas para empresas de transporte.

El sector del transporte dispone de una gran variedad de coberturas susceptibles de asegurar para la tranquilidad de los transportistas. Es un sector tan diverso que no todas las compañías de seguros, aunque sus orígenes son el transporte, están dispuestas a dar coberturas al sector en la actualidad.

En función de las necesidades de las empresas, las pólizas pueden ser las estandarizadas o a medida, imponiéndose cada vez más esta última opción.

Vamos a conocer un poco más a fondo qué pólizas son necesarias para el empresario del transporte:

Seguro de vehículos

(Cabeza tractora, camión rígido, semirremolque, remolque, furgón, turismo)

Las siguientes coberturas que podemos contratar por medio de la póliza de vehículo, vamos a suponer que estamos hablando de un vehículo nuevo:

Daños propios, con o sin franquicia. Para vehículos que son nuevos o con un valor importante, muy aconsejable en vehículos que están financiados, ya sea vía leasing o vía renting. Por norma las entidades financieras incluyen cláusulas que obligan al transportista a contratar esta cobertura mientras esté vigente el contrato financiero que les une.

Pérdida total. Para vehículos que tienen un valor de cierta relevancia, normalmente los que están financiados, es una opción a tener en cuenta, ya que, si se produce alguno de los acontecimientos reseñados, el propietario del vehículo recibirá indemnización en función del valor venal del vehículo, en caso de siniestro total.

Robo e Incendio. Para vehículos que tienen un valor de cierta relevancia, es una opción a tener en cuenta, ya que, si se produce alguno de los acontecimientos reseñados, el propietario del vehículo recibirá indemnización en función de los daños que hay sufrido el vehículo.

Asistencia en viaje. De vital importancia para el sector de transporte, muchas aseguradoras no dan la talla en esta cobertura y hay que tener mucho cuidado, porque cuando se necesita suele ser en la situación más desfavorable del transportista. Incluye reparaciones in situ para un intervalo de menos de x horas, y en caso de no ser posible la reparación in situ, el remolcaje del vehículo al taller más cercano o al que elija el asegurado si el coste está dentro de la cobertura de la póliza.

Lunas. Muy recomendable ya que con esta cobertura además de asegurar lo obvio, que es la luna del camión, nos aporta la cobertura extra de riesgos extraordinarios para el vehículo que nos da el Consorcio de Compensación de Seguros.

Básico o terceros. Obligatoria por ley. Aquí no hay nada que podamos quitar, es lo mínimo que se puede contratar. Para el sector de transporte se queda corto a todas luces.

Seguro de mercancías

Esta póliza es fundamental en cualquier empresa de transporte, cierto es que no es obligatoria por ley, pero la gran mayoría de los cargadores la exigen para poder realizar el transporte de sus mercancías. Es importante la modalidad de contratación elegida, que puede ser por matrícula o por facturación de la empresa. Depende de el ámbito geográfico que realice el transporte se puede distinguir qué coberturas se ajustan más a las necesidades del transportista, de mayor cobertura a menor tenemos las siguientes:

Todo riesgo con cláusulas inglesas (ICCA). Comúnmente mal llamado todo riesgo, sí es cierto que es la mayor de las coberturas de daños que se puede contratar, poniendo como límite la suma asegurada como valor máximo de la mercancía transportada, suele aplicar franquicia general y alguna específica. Muy habitual en transporte internacional.

Condiciones amplias españolas. No llega a dar coberturas de daños tan amplias como la anterior, pero es más personalizada, porque se pueden incluir/excluir ciertos riesgos en función de la situación del trasporte que realice el transportista.

Condiciones CMR. La ley aplicable, hace responsable al transportista de las mercancías que transporta, bajo unas indemnizaciones fijadas por peso. En este caso, no importa el valor de la mercancía, sólo el peso que tiene. Este seguro cubre solo si la pérdida de la mercancía durante el transporte es responsabilidad del transportista.

Seguro de responsabilidad civil del transportista.

Esta póliza da cobertura los daños ocasionados por el transportista a terceros y que no están cubiertos con el seguro del camión. Son daños de diversa índole que pueden ser ocasionados en la carga/descarga del vehículo, pero no son propios de la circulación del vehículo.

No es una póliza especialmente cara, y cubre al empresario/gestor de transporte su responsabilidad frente a terceros.

Seguros de accidente de convenio.

Obligatorio por ley, según el convenio de la provincia donde tiene residencia fiscal la empresa de transporte, que recoge los capitales a asegurar en los conceptos de muerte por accidente laboral, muerte por enfermedad profesional, gran invalidez por accidente laboral, gran invalidez por enfermedad profesional, invalidez permanente absoluta, invalidez permanente total.

Estos son los seguros más relevantes que hay a disposición de las empresas de transporte en la actualidad, pero no los únicos.

En nuestra correduría de seguros Dpolizas, estamos preparados para atenderte de forma profesional y objetiva.

POLIZAS PARA EMPRESAS DE TRANSPORTE

¡Contacta con nosotros hoy mismo!